TIRESIAS in «Antigone»

300+ Monologe als PDF-Datei

Acto IV, Escena II 

Tiresias y Creón. 

Buch kaufen

TIRESIAS: Lo sabrás, cuando conozcas los indicios revelados por mi ciencia. Mientras estaba sentado en el antiguo lugar augural donde concurren todas las adivinaciones, he oído un ruido estridente de aves que gritaban de una manera siniestra y salvaje. Y se desgarraban unas a otras con sus uñas mortíferas. El batir de sus alas me lo reveló. Por eso, espantado, consulté a las víctimas sobre los altares encendidos. Pero Hefesto no se unía a ellas, y la grasa derretida de las piernas, absorbida por la ceniza, humeaba y chisporroteaba, y el hígado estallaba y se disipaba, y los huesos de las piernas yacían desnudos y húmedos dé su vaina de grasa. Tal es la adivinación desdichada de ese sacrificio vano, y que he sabido por este muchacho, porque él es mi guía, como yo soy el de los demás. La ciudad sufre estos males por causa de tu resolución. En efecto, todos los altares y todos los hogares están llenos de los trozos arrancados por los perros y las aves carnívoras del cadáver del mísero hijo de Edipo. De manera que los Dioses no quieren acceder a las plegarias sagradas y a la llama de las piernas quemadas, y las aves, hartas de la sangre grasa de un cadáver humano, no dejan oír ningún grito augural. Piensa, pues, en esto, hijo. A todos ocurre flaquear; pero el que ha flaqueado no es ni falto de sentido ni desgraciado, si, habiendo caído en el error, se cura de él en lugar de persistir. La tenacidad es una prueba de inepcia. Perdona a un muerto, no hieras un cadáver. ¿Qué valentía hay en matar a un muerto? Yo te aconsejo por benevolencia hacia ti. Es muy dulce escuchar a un buen consejero, cuando enseña lo que es útil.